Search This Blog

Loading...

Saturday, September 20, 2014

¿Qué es la empatía?

 

Escuchamos esta palabra por todas partes. La leemos a menudo. Mucha gente la tiene en boca constantemente, pero ¿qué es en realidad la empatía? ¿Sabemos ponernos realmente en la piel de los demás?

A veces hacemos una interpretación rápida y pensamos que la empatía es, sencillamente, saber ponernos en el lugar del otro. Y aunque sí es cierto que esta es una parte de lo que constituye la empatía, no es el todo, es solamente una pequeña parte. La empatía va más allá.

El poder escuchar las circunstancias de otra persona y ponernos en su lugar no significa automáticamente que estemos siendo empáticas. A veces simplemente simpatizamos. Pero para conocer más a fondo esta capacidad, vamos a verla desde su base.

La empatía forma parte de la inteligencia emocional. Esa inteligencia que, hasta hace bien poco, no era ni siquiera considerada; no estaba en perspectiva de ninguna teoría. No se enseñaba en la formación de psicología. ¡Es que no tenía ni nombre!

Por suerte ahora se escribe mucho sobre ella, se conoce, hay muchísima gente que teoriza, e incluso se hacen cursos y seminarios en torno a ella. Se enseña, se educa, se conciencia sobre su importancia… Un cambio más que necesario, porque las inteligencias son múltiples, y para las relaciones personales la inteligencia emocional es fundamental.

Este tipo de inteligencia hace referencia a la percepción, buen reconocimiento y expresión de toda la esfera de lo emocional, así como a saber gestionar y utilizarlas correctamente para nuestro día a día. No suena fácil, y es que no lo es. Es de esas cosas que requieren un entrenamiento y revisiones personales constantes. Pero de esas que realmente merecen la pena. Tanto por nosotras como por nuestras relaciones.

La empatía es una parte de esta inteligencia emocional. La empatía supone, no solamente ser conocedoras de la situación de la otra persona y ponernos en su piel, sino el reconocer y sentir las emociones que esa persona siente, tal y como ella las siente.

Podemos confundir la empatía con la simpatía: la diferencia es que con esta última, sí, nos podemos revestir con la piel del otro pero ponemos nuestro propio punto de vista: “yo no lo hubiera hecho así”, “no entiendo por qué se lo toma tan mal”. Pero con la empatía vamos un paso más allá y sentimos las emociones de la otra persona: “comprendo lo mal que se siente”, “entiendo que se haya puesto así”.

La empatía es, prácticamente de manera literal ponerse en la piel de otra persona, incluidos sus sentimientos; comprender sus procesos mentales y emocionales, saber sentir lo que siente. Os dejo un vídeo que explica muy bien estas diferencias entre simpatía y empatía, y en el que vemos algunas de las posturas que tomamos cuando estamos empatizando y cuando estamos simpatizando:

Vamos, la empatía es como una especie de radar que nos ayuda a saber y a sentir por lo que otra persona está atravesando.
Pero claro, para llegar a desarrollar una buena empatía primero tenemos que tener bien entrenada otra faceta de la inteligencia emocional; la llamada autoconciencia emocional. Ésta es uno de los pilares de la inteligencia emocional. E implica reconocer nuestras emociones e identificarlas de forma correcta.

Cuando pasamos por situaciones intensas, el torrente emocional que nos puede recorrer el cuerpo puede resultar de lo más confuso. Detectar las propias emociones no es tan sencillo como podemos llegar a creer. Es muy fácil confundir una emoción con otra. ¿Cuántas veces estamos que mordemos cuando lo que nos pasa es que estamos tristes?

Aprender a ser autoconsciente emocional también requiere mucha atención y práctica. No es algo que nos venga dado al nacer, es un aprendizaje que debemos realizar y que es sumamente importante para poder llegar a conocernos, atendernos correctamente, así como para desarrollar una buena empatía para con las relaciones con las demás.

Ser autoconsciente emocional y empática hace que las relaciones con otras personas se vean enriquecidas ya que sabemos detectar las necesidades y límites que hay en determinada situación interpersonal. Porque una empatía bien desarrollada, no pasa sólo por aprender a reconocer las emociones a nivel individual, sino a detectar las que surgen por los ambientes por los que nos movemos.

Obviamente el ser empática es muy ventajoso, pero yo le veo un pero. Un pero que puede venir de un mal uso de esta capacidad. Y es que, sobre todo en situaciones de conflicto, en el ejercicio de la empatía, podemos tener tanto en cuenta las emociones de los demás, que podemos caer en la trampa de no tener cuenta las propias.

Éste es un problema que nos podemos encontrar en especial las mujeres; nos han educado para estar tan atentas a las necesidades emocionales de los demás, que es fácil que desatendamos las propias. Que entremos en una ceguera para con nuestras propias emociones en pro de las de los demás. Y puede que estemos largo rato empatizando y atendiendo emociones ajenas, hasta que, de repente caemos: ¿y dónde quedo yo? No dejemos la autoconciencia emocional de lado.

Así que es importante tener en cuenta las emociones de las demás personas, pero mucho cuidado con priorizarlas por encima de las nuestras. Una correcta inteligencia emocional significa también aprender a ver y valorar nuestras propias emociones y actuar en consecuencia de lo que sentimos.

No paro de hablaros de aprender, de gestionar, de valorar… Y es que esto es lo que nos toca si queremos tener bien desarrollada la inteligencia emocional. Como os he comentado, por suerte hay mucha cantidad de información, teorización e incluso terapias al respecto. Os animo a leer todo lo posible y a revisar cómo vamos en esta inteligencia.

Le irá bien a tus relaciones, pero sobre todo, te irá bien a ti.

¿Por qué envejece la vagina?


Una lectora de una “revista femenina”, casualmente portadora de una vagina adulta, se dispone a escribir una carta a la autora del artículo que acaba de leer.  No te lo puedes perder.

Domingo, once de la mañana. Paz. Café en mano descubro un artículo que acapara toda mi atención. “¿Por qué envejece la vagina?”. Tomo un sorbo de cafeína que me despeje. Me conmuevo tanto al pensar en la persona que publica este contenido, que me lío la manta a la cabeza y no puedo más que teclear en mi ordenador las siguientes líneas:

Me dirijo a usted en calidad de lectora de su revista, para ofrecerle todo mi conocimiento sobre el tema que le preocupa, que no es mucho, pero estimo suficiente para el caso. Entendiendo su preocupación por nuestras vaginas, no le quiero hacer esperar más para saber la respuesta. Verá, las vaginas envejecen porque las mujeres que las portan envejecen también. Responde a un complejo proceso que se ha gestado durante millones de años. Se llama vida.

Lamento que usted no conociera tan importante dato antes de publicar su trabajo. Es una verdadera lástima porque podría haberme llamado a mí, casualmente soy portadora de una vagina adulta, y podría haberle ahorrado la pregunta, incluso el artículo entero, sí, para qué voy a engañarle.
Supongo que no me llamó usted, porque aparte de desconocer mi existencia, quiere que tenga la oportunidad de consumir esos productos tan punteros, y tan de moda que publicita a lo largo de todo su artículo, aunque parezca que los ha colocado ahí como quien no quiere la cosa, como quien ilustra unas letras con lo primero que tiene a mano, como ejemplos distraídos con números de teléfono y direcciones al lado.

Hablo de las intervenciones con anestesia local que usted nos recomienda para solucionar lo que describe como nuestro problema de “envejecimiento” vaginal. Hablo de ese tratamiento láser que usted nos invita a probar al final de algún párrafo para que todas podamos blanquear nuestras vulvas y lucirlas rosas como las nubes de algodón. Hablo de esas cirugías para que estemos prietas después de los partos, acompañadas de cremas carísimas para atenuar las cicatrices, que hay que aplicar sin descanso, porque no sólo basta con ponerse delgada un mes después de dar a luz, también hay que rejuvenecer rápido para que nadie lo note.

Déjeme decirle que lo entiendo, y es que tenemos que dar a nuestras parejas el placer que merecen. ¿Cómo vamos a permitir que piensen que esos labios vaginales diminutos, delgados y de un rosa brillante existen sólo en el porno? Eso sería perturbador para todos. Además sé que debemos asegurarnos de que no encuentren ni un solo pelo por el camino, porque eso estropearía la magia. 

Cuando el vello existía en nuestro sexo, todo era diferente. No veíamos nuestras vulvas oscuras, desconocíamos que eran antihigiénicas, y no teníamos un complejo que nos hiciera consumir cuchillas, láser, cera, blanqueantes de piel, y desodorantes íntimos, y eso estaba muy mal.

Lo entiendo, sé que debemos sudar y llorar mientras una desconocida nos arranca sin piedad los pelos que nos crecen en el cuerpo, vaya usted a saber por qué, de forma sistemática. Lo entiendo, porque somos mujeres, porque nuestra prioridad consiste en eso, porque luego ya vendrán nuestras propias aspiraciones. El deber es el deber.

Lo entiendo y no puedo más que ofrecerle mi apoyo la próxima vez que usted quiera responder a tan difíciles preguntas. Y sin más me despido. No quiero quitarle a usted el preciado tiempo del que dispone para hacernos entender que el mundo del rejuvenecimiento vaginal debe ser otra nueva prioridad en nuestra vida como mujeres.

Reciba un afectuoso saludo una mujer con sexo estándar, de esos que tienen colores, formas y tamaños diferentes. Quizás pruebe alguna intervención de las que usted publicita, pero mucho me temo que tendré que explicarle a mi pareja que está durmiendo con una mujer y no con un bebé cerdito brillante. Gracias por su ofrecimiento, pero puede quedarse usted con todo su arsenal de publicidad apisonadora de la autoestima para sí. Que tenga un buen día.

Amanda (28), Tenerife (Islas Canarias, España)

Hongos e infección vaginal: Diferencias, prevención y tratamientos

 

La sexualidad de las mujeres es un mundo misterioso, variado y casi inabarcable. Hemos visto cómo la era patriarcal ha adjudicado socialmente a los órganos sexuales femeninos múltiples tabúes, censuras y represiones. 

Paradójicamente, todos/as hemos gozado la experiencia de vivir en un útero y, debido a nuestra naturaleza, hemos transitado por una vagina para caer sobre esta tierra.

Por esta razón consideramos necesario promover conocimientos de salud sexual abarcados desde de una visión integral, armoniosa, placentera, respetuosa y amorosa, para así conocer y posteriormente cuidar nuestros cuerpos y asimismo al gran cuerpo de la Madre Tierra.


¿QUÉ ES UN HONGO VAGINAL?

Se trata de una infección causada comúnmente por el hongo Candida albicans


Con bastante frecuencia, todas las mujeres somos vulnerables de padecerlo, en algún momento o en varios a través de nuestras vidas. Es importante tratarlo a tiempo, para evitar su expansión y las incomodidades que éste conlleva, que van desde la inflamación de las vías urinarias hasta experimentar un fuerte dolor abdominal. Sus principales síntomas son: flujo vaginal anormal (muy abundante, de color blanco y de espesura lechosa) y enrojecimiento de la vulva, con ardor y picazón. Además, puede que las relaciones sexuales con penetración resulten dolorosas, y también puede haber micción con dolor.

¿QUÉ ES UNA INFECCIÓN VAGINAL POR ETS?

Enfermedades de Transmisión Sexual existen muchas, pero hoy nos remitiremos a una: la Trichomonas vaginalis. Ésta se disemina a través de la relación sexual con el/la compañero/a infectado/a. Afecta a ambos sexos, pero sus síntomas difieren entre hombres y mujeres. Es común que las personas suelan confundirse creyendo padecer un simple hongo, desestimando así el cuidado y tratamiento especial que esta infección requiere.

En las mujeres los síntomas comunes son: molestias durante la relación sexual con penetración, picazón externa por toda la zona de la vulva y la vagina, y secreción vaginal de diversos tipos (amarillenta, verdosa y/o espumosa). 

También puede presentarse inflamación en los labios vaginales, sumado a olor desagradable y de fuerte intensidad.

Los síntomas en los hombres son: ardor después de orinar o al momento de eyacular y picazón en la uretra. Es posible que aparezca una secreción especial desde la uretra.

A diferencia del hongo, la infección tiene un olor más fuerte y el fluido que ésta provoca posee un color amarillo, verde y/o espumoso. En hombres puede ser asintomático (no demostrar ningún síntoma evidente); no obstante, si la pareja sexual resultara diagnosticada con la infección es necesario que ambos sigan un tratamiento.

PREVENCIÓN
El uso del condón es una de las medidas más populares y efectivas para evitar el contagio de una posible ETS. Es importante que la mucosa de la vagina y del cuello del útero se mantengan intactas, ya que actúan protegiendo de todo tipo de infección u hongo.

Para que la acidez natural de la vagina se mantenga en equilibrio, es necesario evitar la ropa interior sintética (nylon y espandex), ya que genera calor y humedad, dando paso a un cultivo de hongos. También influye el uso de jabones perfumados, protectores diarios desechables, tampones, píldoras anticonceptivas, entre otros químicos.

Un tema relevante es que cuando queda semen en el interior de la vagina se produce un exceso de acidez que dura varias horas, lo que la expone a cualquier tipo de desequilibrio.

TRATAMIENTOS NATURALES PARA HONGOS VAGINALES

Algo muy importante que debemos saber es que la vagina forma un ecosistema muy eficaz para protegerse a sí misma de todos los agentes externos que puedan invadirla.

Algo muy importante que debemos saber es que la vagina forma un ecosistema muy eficaz para protegerse a sí misma de todos los agentes externos que puedan invadirla. A través de toda una acción colaborativa de nuestro organismo, la vagina se mantiene protegida mediante la acidez de la flora habitual que reconocemos a través de un flujo también llamado “moco cervical”, que debe mantenerse en equilibrio ya que cualquier situación que cree alteraciones en su equilibrio ácido-alcalino dejará a nuestros órganos desprotegidos antes la posible aparición de hongos vaginales.

Este flujo o moco cervical puede variar de aspecto y consistencia durante toda las fases del ciclo menstrual, que se pueden resumir en cuatro grandes fases: pre-menstrual, menstrual, pre-ovulatoria y ovulatoria. Asimismo, podemos reconocer que cuando pasamos por situaciones estresantes, el flujo aumenta, aunque esto no quiere decir que haya una situación anormal para alertarse. Es solo una respuesta que el cuerpo ejerce para protegerse.

Una forma de reconocer nuestro flujo en estado normal con su flora habitual y sin alteraciones es mantenerse conectada con el funcionamiento natural del ciclo y del propio cuerpo, estar siempre observándose y no eliminando la aparición del flujo por verlo como algo sucio, ya que, al contrario de lo que se cree, este flujo es nuestro protector y actúa como una escoba que limpia con todo lo que no debe estar presente.

Existen factores que pueden alterar este ecosistema vaginal, como lo son el uso de protectores diarios, toallas higiénicas desechables, jabones, desodorantes vaginales, anticonceptivos hormonales, ropa interior sintética, entre otros. El semen, con un pH 6, es mucho más alcalino o básico que la vagina, con su pH 4, por lo que debemos evitar su permanencia en la vagina, para lo que puede aportar la práctica y alternancia de nuevas formas de relaciones sexuales, como prácticas tántricas o que involucren el uso de condón.

Debemos evitar el uso prolongado de antibióticos y la excesiva alimentación de harinas y azúcar refinadas para que ninguno de estos agentes neutralice nuestros mecanismos naturales de protección.

HONGOS VAGINALES O CANDIDA ALBICANS
Es un hongo que se encuentra en todas partes, en la flora común de la boca, el intestino y la vagina. En esta última puede vivir sin provocar daños, pero si el equilibrio ecológico de la vagina se ve alterado, este hongo puede puede desarrollarse y multiplicarse, provocando molestias. Cuando la acidez se altera, permite al hongo reproducirse, causando la infección.
Una forma de clasificar las infecciones ginecológicas es teniendo en cuenta de dónde provienen los microorganismos que las producen: si forman parte de la flora habitual de la vagina, se llaman infecciones “endógenas” y si llegan al organismo desde afuera, se dice que son “exógenas”.[i]
Los hongos forman parte de las infecciones endógenas, por lo que es muy común su aparición, dado que vivimos constantemente expuestos a desequilibrios que facilitan la proliferación de estos hongos.

Tratamientos:
-Yogurt natural (kéfir o de pajaritos): debes ponerte yogurt en la vagina, con la ayuda de una cuchara o una jeringa (sin aguja). Una vez que haya entrado, debes ponerte una toalla para que no se salga y recostarte. Este tratamiento debe durar siete noches seguidas.
-Cápsulas de yogurt: son óvulos de yogurt que se consiguen con el nombre de “Lactobacilos Acidofilos”. Debes colocártelos durante cinco noches seguidas.
-Óvulos de caléndula y hamamelis: úsalos entre cinco y siete noches.
-Pomada o aceite de Salvia: colócatela con el dedo por dentro de la vagina entre cinco y siete noches seguidas.
-Ajo: pela un diente de ajo, báñalo en aceite de almendra para evitar irritaciones e insértalo en tu vagina en la noche, antes de dormir, durante cinco noches seguidas. Cada mañana, retíralo.
-Para la picazón, lávate con una taza de agua cocida más dos cucharadas de vinagre de manzana. También puede ser de jugo de limón. Recuerda: ¡no debes rascarte! Solo empeorará la situación.
-Ajo machacado y puesto a macerar en agua fría. Lávate con esta agua.
*Cada una de estas opciones la debes realizar por separado. Espera a terminar una, descansa una semana y, si el hongo sigue, elige otra opción.

Referencias tomadas desde:
Manual introductorio a la Ginecología Natural, Pabla Pérez San Martín, La picadora de papel, 2008, Chile.
1) http://salud-mujer.idoneos.com
Por Pabla Pérez San Martín
Ginecología Natural
El Ciudadano N° 151 y 152, marzo y abril de 2014

¿Sabías que muchos de tus cosméticos contienen micro-plásticos?

 

En 2012, un estudio de las aguas del lago Erie, al norte de Estados Unidos, lanzó un preocupante resultado: las muestras tenían una gran cantidad de partículas microscópicas de plástico. 

Eran microplásticos, trozos de plástico de menos de 1mm – hay científicos que consideran todos aquellos menores de 5mm – que se han convertido en un importante problema de contaminación porque no pueden ser eliminados en los procesos de tratamientos de agua utilizados normalmente.

Pero ¿ de dónde salen estos microplásticos? La mayoría de nuestros baños, de cientos de productos cosméticos que utilizamos cada día y cuyos restos desechamos a través del desagüe. Los más problemáticos son los productos abrasivos como limpiadores faciales, jabones, champú y pasta de dientes, que han cambiado los componentes naturales exfoliantes por plásticos debido a su menor precio. 

En algunos productos se etiquetan como microperlas, aunque en la lista de ingredientes aparecen generalmente como “polietileno” o “polipropileno”.

cosmeticos

Estas partículas son especialmente problemáticas en el medio marino, donde pueden ser fácilmente confundidas con comida por ciertas especies. Aún se sabe poco de los efectos que pueden tener estos microplásticos en la cadena alimentaria y si la contaminación puede llegar a etapas elevadas de la cadena, como los peces que consumimos, y afectar, por tanto, de forma directa al ser humano. Se cree sin embargo que estos microplásticos pueden dañar el sistema endocrino de las especies que los ingieren, incluidos los humanos. Así, por ejemplo, unestudio elaborado por la Universidad danesa de Wageningen encontró que los mejillones que estaban expuestos a estas partí 

culas comen menos y que, por tanto, crecen menos.
El problema crece por que no se sabe exactamente qué está pasando con estas partículas. Un estudio de la llamada Expedición Malaspina, realizado en 2010 y publicado recientemente, encontró en sus análisis de muestras de agua de los océanos mucho menos plástico del que se esperaba. “La inmensa mayoría del plástico descompuesto en piezas de menos de 5 mm no aparece”, explicaba a Next (Voz Pópuli) Andrés Cózar, líder de la investigación. Los científicos se plantean varias hipótesis, entre ellas que el plástico se esté hundiendo, lo que podría afectar a los ecosistemas subacuáticos.

La Campaña Mundial contra las Microperlas en Cosmética ha lanzado una aplicación para identificar si los productos que utilizamos utilizan microplásticos. Según la misma campaña, varias empresas han reaccionado ya a las críticas y han anunciado que abandonarán este compuesto. Así Unilever aseguraba en diciembre de 2012 que todos sus productos mundialmente a la venta carecen de micropartículas o ‘microbolitas’ de plástico. Beiersdorf, L’Oréal y Colgate-Palmolive han prometido que eliminarán el uso de microplásticos, aunque las dos primeras no han dado una fecha concreta (Actualización: nos informan a través de Twitter que L’Oréal sí ha dado una fecha: 2017). Por su parte, Procter & Gamble ha asegurado que todos sus productos carecerán de microplásticos en 2017 y Johnson & Johnson indica que ya ha empezado a eliminarlos y que no desarollará nuevos productos que contengan microplástico. 

Se puede encontrar más información aquí.

¿Eres deportista? Hay una cosa que no sabes y que no debes hacer nunca

 
Casi todos los deportistas y por supuesto los corredores, siempre hemos creído (erróneamente) que más es mejor; que hacer unos cuantos kilómetros de más de los que ya teníamos incluidos en el plan serían buenos para mejorar nuestro estado de forma; o que entrenar a mayor intensidad de la que tuviéramos señalada sería mejor para el rendimiento de nuestras piernas, obteniendo así, más resistencia y ritmo.

Como ya sabemos todos y hemos aprendido en ‘carnes propias’ el trabajo extra no solo no nos aporta más resistencia, ni mejores ritmos, sino que acumular más kilómetros de los planificados por nuestro entrenador, solo suman cansancio añadido a nuestras fatigadas piernas y nos reduce las posibilidades de obtener la marca deseada.

En la mente de muy pocos corredores esta acumulación extra podía ser el único factor negativo que podía restar efectividad a nuestro entrenamiento. Pues bien hay otro factor que tenemos que tener en cuenta ya que resta a nuestro estado de forma y a nuestros planes de entreno. Me refiero al hecho de estar sentado. 

Sí, es inevitable estar sentado varias horas al día e incluso es necesario y obligatorio para muchos de los que trabajan en una oficina, pero el pasar horas y horas en esta posición, afecta negativamente a nuestro rendimiento en carrera.

Está más que demostrado que el hacer ejercicio y ser una persona activa, reduce el riesgo de padecer enfermedades relacionadas con el corazón, la tensión y similares, el sedentarismo, por el contrario contribuye, de manera muy acusada, a incrementar los riesgos de sufrir alguna de estas enfermedades.

Hasta ahora cualquier corredor y así lo hacemos todos, solo sumamos y acumulamos en la balanza de nuestro estado de forma, los kilómetros que hacemos a la semana y los ejercicios de carrera y de fuerza que realizamos, sin tener en cuenta ningún efecto negativo que pueda restar de esa suma.
Si entrenas una hora al día, y luego te pasas sentado trabajando 10 horas cada día, habrás reducido la efectividad del entreno a prácticamente nada

Un estudio publicado hace ya años por la Clínica Mayo, afirma que estar sentado mucho tiempo, afecta de manera negativa a nuestro estado de forma, ¡aunque entrenes duro! Según un equipo de investigadores de la Universidad de Texas Southwest Medical Center, cada hora que pasemos sentados, anula aproximadamente el 8 por ciento de la ganancia que hayamos obtenido en nuestra hora de entrenamiento. Así que si entrenas una hora al día, y luego te pasas sentado trabajando 10 horas cada día, habrás reducido la efectividad del entreno a prácticamente nada; habrás perdido de hecho el 80% de los beneficios que la hora de entrenamiento han supuesto para tu salud.

El equipo de investigación llegó a esta conclusión después de realizar un análisis de datos sobre ejercicios objetivos obtenidos de la encuesta anual realizada para evaluar los hábitos del ejercicio y nutrición de los americanos. 

Esta encuesta realizada hace ya 10 diez años, incluía pruebas de esfuerzo y de aptitud física para determinar el estado de salud de todos ellos, gente relativamente joven sana y sin problemas de obesidad.

Usando estas mediciones objetivas, los investigadores fueron capaces de establecer y determinar una correlación exacta entre el tiempo de ejercicio realizado y el que luego pasaban sentados estos individuos y de cómo afectaba esto a su rendimiento físico. Así, los resultados vinieron a demostrar que por cada hora de estar sentado, se perdía aproximadamente, entre un 8 y un 16% de los beneficios ganados en cada hora de ejercicio.

Si el ejercicio que realizas es de una intensidad moderada, entonces pierdes aproximadamente un 16% de los beneficios obtenidos por cada hora que pases sentado. Las mujeres obtienen más beneficios por cada hora de ejercicio, pero también pierden más por cada hora que pasan sentadas.

Por ello, es imprescindible mantenerse relativamente activos, incluso mientras se está sentado, acostumbrándose a realizar pequeños ‘gestos’ que nos ayuden a no perder las ganancias obtenidas con el ejercicio realizado. Así, es conveniente subir y sobre todo bajar las escaleras de la oficina y de casa, habituarse a estar de pie mientras se habla por teléfono, caminar en tu despacho mientras piensas. 

Debes acostumbrarte a en el peor de los casos, obligarte a levantarte de tu asiento al menos cinco minutos de cada hora que estés sentado, ir al baño, a por un vaso de agua para estar bien hidratado, cualquier excusa es buena para que te actives de cuando en cuando y permanezcas sentado el menor tiempo posible. Y mientras estás sentado trabajando, seguro que puedes realizar estiramientos y movimientos de las piernas que te ayuden a mantenerte en relativo movimiento.


El corto que habla sobre la triste realidad de los cánones de belleza femeninos


¡Tienes que verlo!

En una sociedad obsesionada por la perfección física, el cineasta Frederic Doazan critica con un genial vídeo los estereotipos de la “mujer perfecta


Los cánones de belleza femenina han ido evolucionando con el tiempo hasta llegar a día de hoy, donde el estereotipo de mujer perfecta pasar por un cuerpo delgado, unos pechos grandes y el pelo rubio. Cortos como los del cineasta e ilustrador Frederic Doazan pretenden criticar y demostrar que estos estereotipos no solo son fruto de una sociedad moderna llena de vanidad, sino que además son totalmente perjudiciales para el cuerpo humano.

A partir de la ilustración de una mujer normal, el cineasta plasma la evolución del canon de belleza femenino hasta día de hoy de una manera brillante, con toques de ironía y humor.

Bajo el nombre de “Supervenus”, la mujer reflejada en el vídeo sufre algunos de los cambios físicos más comunes de la actualidad, desde maquillarse en exceso, depilarse, ponerse bótox hasta operarse los pechos. Tras todos estos cambios nocivos en su cuerpo, la mujer acaba totalmente destruida.

El genial trabajo ha sido presentado en multitud de festivales siendo aplaudido y premiado, entre otros, como ganador del 17º Festival de Cortos de Bruselas.

Hacen falta más críticas como esta para abrir los ojos a todos aquellos que pretenden buscar una perfección que solo existe en su mente.
Y tú, ¿cómo te has quedado después de ver este corto?
T/http://www.cribeo.com
V/Frederic Doazan
via: Correo del Orinoco
 http://www.elciudadano.cl/2014/09/19/115602/el-corto-que-habla-sobre-la-triste-realidad-de-los-canones-de-belleza-femeninos/

Friday, September 19, 2014

6 síntomas de una vesícula biliar afectada

 

Qué es la vesícula biliar:
La vesícula biliar es un órgano con forma de pera ubicado debajo del hígado. Almacena bilis, un líquido producido por el hígado para digerir las grasas. 


Cuando el estómago y el intestino digieren los alimentos, la vesícula biliar libera bilis a través de un tubo denominado conducto biliar común. Ese conducto conecta a la vesícula biliar y el hígado con el intestino delgado.

Síntomas que pueden aparecer al padecer de algún problema en la vesícula biliar:

1. Mareos
Observa cómo te sientes a media tarde, en especial al cabo de dos horas de haber tomado tu almuerzo o la comida principal del día. Es el momento en que nuestra digestión debe haber finalizado. Si te notas con cierta debilidad, con naúseas y mareos, entonces lo mejor es que te sientes y pongas la mano en tu abdomen. ¿Está duro? ¿Eructas con facilidad?

Si además de las malas digestiones notas como cada día te vienen los mareos y las náuseas es probable que tengamos un problema en nuestra vesícula.

2. Gases e hinchazón

Uno de los papeles que juega la vesícula biliar es la de ayudarnos en el proceso digestivo, por ello, cuando existe algún tipo de problema y la vesícula biliar no canaliza adecuadamente la bilis, o está inflamada o incluso obstruida, es habitual que empecemos a sentir que nuestras digestiones son más pesadas, nos sentimos hinchados y más lentos.

Son muy habituales los gases y los eructos contínuos. Para que sea verdaderamente significativo, estos síntomas debes tenerlos con frecuencia cada día. Es normal sentirnos mal un día aislado, incluso dos. Pero cuando pasan diez días seguidos y ves cómo tu abdomen sigue hinchado y endurecido, es recomendable que lo consultes con un especialista.

3. Dolores puntuales en espalda, abdomen y brazo derecho

Una de las características es la sensación de pesadez abdominal, y un dolor que se extiende tanto en la parte derecha de la espalda como en el brazo de ese mismo lado. La vesícula biliar se encuentra situada en el lado derecho del abdomen y al lado del hígado. Si se inflama, toda esa zona va a estar afectada, y el dolor es muy particular. Ten en cuenta por ejemplo que en ocasiones, el dolor puede empezar repentinamente y en forma de ataque si fuera por ejemplo un cálculo biliar. Un dolor intenso que puede durar 15 minutos, luego desaparece y vuelve a aparecer, una situación que puede alargase hasta 15 horas. El dolor puede empeorar con la respiración.

Dependiendo de la cantidad de cálculos o la afectación del órgano, el dolor puede ser muy fuerte y extenderse hasta el omóplato.

4. Presta atención a tu orina y tus heces

Lo sabemos, no es agradable prestar atención a nuestras intimidades cuando estamos en el baño, pero te aseguramos que es imprescindible observar la tonalidad de la orina para advertir posibles enfermedades. En caso de la orina sea muy blanca, y que las heces sean muy grises, sin demasiado color y algo sueltas, entonces está asociado a un problema de la vesícula biliar, debido precisamente a un bajo nivel de bilis.

Es habitual también que las personas con problemas en la vesícula, padezcan numerosos episodios de diarrea. Debemos tenerlo en cuenta.

5. Mal aliento y fiebre

Si notas que has empezado a sentir un malestar en tu boca, un sabor extraño y un aliento desagradable del que no puedes desprenderte, toma nota de cuanto dura. Si tu aliento no es el habitual, y llevas más de una semana padecíendolo, y además o en conjunto levantas unas décimas de fiebre, deberás considerar la consulta a un especialista. La fiebre se suele tener por la mañana y al final de la tarde. Basta con que tengas dos o décimas para que debas ponerlo en evidencia de tu médico.

6. Coloración amarillenta de la piel

Puede presentarse en la piel o en los ojos un color amarillento. Se lo conoce como ictericia, y se debe básicamente a que algunos cálculos biliares bloquean el conducto biliar, ocasionando que la bilis se regrese al hígado, y de ahí al torrente sanguíneo.

Ante cualquiera de estos síntomas no dudes en consultar con un especialista.


Fuente: http://www.lavidalucida.com/2014/07/6-sintomas-de-una-vesicula-biliar.html

LA TIROIDES Y LAS EMOCIONES.




La glándula tiroides se halla en la base del cuello. Está vinculada directamente al centro de energía de la garganta, también llamado chakra de la garganta. 

El papel de esta glándula es secretar dos hormonas muy importantes, bien la tiroxina y la triotironina que tienen como particularidad el contener iodo, reconocido por ser un poderoso antiséptico necesario al buen funcionamiento de todo el cuerpo. 

Sin ellas, no podría vivir.  Un caso de hiper/ hipo - funcionamiento de la tiroides podrá presentarse si tengo el sentimiento de siempre reprimir insultos o que la vida es injusta conmigo. Complaciéndome en este papel, llego incluso a provocar alrededor mío situaciones problemáticas para ser cada vez más una víctima.

El cuello, que junta la cabeza con mi cuerpo, hace de esta área la unión entre el cuerpo y la mente. Si mi orgullo es muy fuerte y que cierra mi corazón, paso al lado de mis verdaderas necesidades. El centro de energía de la garganta representa mi creatividad. Aprendo pues a expresarme libremente y uso todos mis medios. Desarrollo mi espíritu creador.

HIPERTIROIDÍA: Indica una hiperactividad, una actividad demasiado grande de la glándula tiroides. Mi metabolismo aumenta. Por lo tanto tengo calores y transpiro. Vivo una gran decepción por no poder cumplir lo que quiero realmente o expresar lo que debo decir porque respondo a las esperas de los demás en vez de las mías.

En consecuencia, vivo rencor, frustración, odio hacía todo lo que no corresponde realmente a mis esperas; también puedo escuchar los consejos de los demás sin escucharme interiormente. Además, me doy plazos muy cortos en las cosas por hacer, lo cual me pide siempre apresurarme para terminar a tiempo los proyectos en curso. Siempre hay que ir más de prisa!
 
Cuando mi tiroides está hiperactiva, frecuentemente tengo dificultad con el tiempo y con el hecho de hacer tarde. Entonces, mi cuerpo me da un mensaje. 

Tomo consciencia de mi poder. Así, tomo mis decisiones y creo mis acciones según mi discernimiento interior.

Soy co-creador de mi vida.

HIPOTIROIDÍA La hipotiroidía es un sub – funcionamiento de la glándula tiroides, una insuficiencia de la tiroides. Puede provocar una prominencia de los ojos. 

Las causas físicas son: un desarreglo del sistema inmunitario, una destrucción de la tiroides por una tiroiditis formando anticuerpos que atacan la glándula y una carencia de iodo lo cual conduce a un incremento del porcentaje de colesterol, cansancio, dolores musculares, un hormigueo y frío en las extremidades, estreñimiento y una disminución de los reflejos. Incluso puede aparecer el desanimo haciéndome triste, pesimista y suscitando el sentimiento de estar incomprendido. Mi cuerpo me transmite un S.O.S.

Las causas metafísicas son también importantes. El chakra de la garganta está vinculado a mi comunicación y a mi creatividad.

¿Cómo es mi comunicación conmigo mismo, con mis familiares y los demás? 

¿Cómo es que ejerzo mi creatividad en lo que hago? La hipotiroidía también puede proceder de mi incapacidad a afrontar una situación que reaparece repetidas veces en mi vida frente a la cual no sé cómo reaccionar. Soy creador de mi vida. Comunico la armonía por todas partes alrededor mío. Tengo fe y veo la vida con una nueva mirada.

Mike Gilbert

Evidencia Científica Prueba El Poder de Las Palabras. El Resultado Es Sorprendente!




El Dr. Emoto puso porciones de arroz cocido en dos contenedores. 
En un recipiente, escribió “Gracias” y por otro “Eres un tonto”. 
Luego instruyó a los niños de la escuela repetir las etiquetas de los frascos en voz alta todos los días cuando pasaran por en frente. 
Después de 30 días, el arroz en el recipiente con pensamientos positivos apenas había cambiado, mientras que el otro estaba mohoso y podrido.
Aunque Es Sorprendente, no me Asombra,  ya lo ha dicho la Biblia Hace miles de años atras: “Muerte y vida están en poder de la lengua”
COMPÁRTELO 

Un secreto revelado: Adiós colesterol, glucosa, lipidos y trigricelidos



Visto en la red:

"Hace algunos años, un antiguo profesor me mostró un análisis de sangre, lo que... vi me impresionó. 


Los cinco parámetros fundamentales de sangre, es decir, urea, colesterol, glucosa en sangre, lípidos y triglicéridos presentaron valores que excedían los niveles permitidos. Comentó que la persona con esos índices ya debe estar muerto o, si estuviera vivo, esto sería sólo por terquedad.
 
El profesor mostró entonces el nombre del paciente que hasta entonces había estado oculto por su mano. ¡El paciente era él mismo‼
 
Me quedé sin habla y le dije:
- «Pero, ¿cómo y qué hiciste?»
 
Con una sonrisa me presentó otro resultado de análisis diciendo:
- ¡Ahora mira esto, compara los valores de los parámetros y ve las fechas
 
Así lo hice. Los valores de los parámetros fueron claramente dentro del rango recomendado, la sangre era perfecto, sin defectos, pero la sorpresa aumentó cuando miré las fechas, la diferencia era de sólo un mes (entre los dos análisis de la misma persona). Le pregunté:
 
- «¿Cómo podría ser esto?, literalmente es un milagro»
 
Con calma, respondió que el milagro se debía a su médico, quien le sugirió el tratamiento obtenido de otro amigo médico. Este tratamiento ha sido utilizado por mí mismo, en varias ocasiones, con resultados impresionantes.
 
Aproximadamente una vez al año, hago un análisis de mi sangre, y si cualquiera de estos casos la tendencia es a la ruptura, de inmediato repetir este proceso. Le sugiero que lo intente.
 
Aquí está el secreto: comprar pedazos de calabaza o auyama. No debería ser la calabaza bastante grande. Diariamente, la cáscara 100 gramos de calabaza, colocar las piezas en una licuadora (en bruto), agregue agua (sólo agua) y mezclar bien, hacer una vitamina de calabaza con agua. Repetir esto durante 4 semanas.
 
Tome la vitamina en ayunas, 15-20 minutos antes del desayuno (breakfast / desayuno). Haga esto por un mes, cada vez que haya que corregir la sangre.
Se puede controlar el resultado, realizando análisis antes y después del tratamiento. Según el médico, no hay ninguna contraindicación, ya que es sólo un vegetal natural y agua (no usar azúcar).
 
El maestro, ingeniero químico excelente, estudió la calabaza para saber cuál de los ingredientes activos que contiene y llegó a la conclusión, por lo menos parcialmente, que está presente en un disolvente de colesterol de bajo peso molecular: colesterol más dañina y peligrosa - LDL.
 
Durante la primera semana, la orina tiene una gran cantidad de LDL (bajo peso molecular), lo que se traduce en la limpieza de las arterias, incluyendo el cerebro, aumentando de este modo la memoria de la persona.
 
 
¡CALABAZA... No lo haga en secreto ... DIFÚNDELO!"
 

Alexitimia: la enfermedad del insensible



La alexitimia es un trastorno neurológico en el cual la persona que lo padece es físicamente incapaz de expresar con palabras sus sensaciones. 

A nivel mundial aproximadamente un 10% de los hombres padecen el trastorno, mientras que aproximadamente el 2% de las mujeres lo presenta. 

Esta diferencia se debe a que las mujeres tienden a utilizar más los dos hemisferios del cerebro, razón por la cual tienden a ser más comunicativas. La comunicación entre ambos hemisferios se da por medio de algunas fibras, de las cuales los cerebros de las mujeres poseen mayor cantidad, fibras que permiten que el hemisferio derecho (encargado de los sentimientos y afectos) y el hemisferio izquierdo (el que los reconoce y expresa  verbalmente) se encuentren mejor conectados.

El origen de la alexitimia puede ser:
  • Biológico. En relación a las estructuras del cerebro ya mencionadas, las cuales también tienen que ver con factores hereditarios.
  • Situaciones traumáticas en la infancia o en la adultez, como por ejemplo altercados en extremo agresivos entre los padres o ser víctimas de secuestro entre otras causas, es decir que resulta de experiencias negativas u hostiles.
  • Trastornos psiquiátricos. Puede resultar de padecimientos como la depresión, anorexia, bulimia, trastorno de pánico entre otros.

La alexitimia se caracteriza principalmente por:
  • Dificultad para identificar y sentimientos propios y de los demás. Es decir que no se pueden diferenciar las emociones, si el sentimiento que experimentan es miedo o enojo.
  • Dificultad para comunicar los sentimientos. No es posible describir sentimientos propios así como no es posible describir a otras personas en relación a cuestiones afectivas.
  • Dificultad para distinguir los sentimientos de sensaciones corporales. Existen síntomas como la sudoración y taquicardias, entre otras, que suelen acompañar a las emociones que experimentamos; quienes padecen alexitimia refieren este tipo de síntomas como una sensación vaga e imprecisa de un malestar físico.
  • Reducción de la capacidad de simbolización, poca o nula capacidad imaginativa y fantasía. Se tienen pensamientos concretos lo cual lleva a la persona con alexitimia a expresarse de manera monótona e inexpresiva.
Las personas con alexitimia no son conscientes de las expresiones de las emociones o no entienden su significado, eso no se significa que carecen de emociones, sino que no saben el porqué de las taquicardias que sienten cuando están ansiosos. Estas personas pueden llevar a cabo una vida como cualquiera teniendo amigos, pareja y trabajo.

El que la gente no exprese sus emociones por ser discretas, reservadas o tímidas no quiere decir que sean alexitimicas, se debe valorar a la persona minuciosamente por un médico para poder llegar al diagnostico.
El tratamiento del padecimiento, que ofrecen los médicos, se enfoca en enseñar a la persona técnicas para identificar sus emociones y las de los demás, y aprender a expresarlas.

_

Omar Luja es médico cirujano y homeópata por la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía, Instituto Politécnico Nacional, México. Cédula: 7719134


Fuente:  https://es-us.mujer.yahoo.com/blogs/tusalud/alexitimia--la-enfermedad-del-insensible-180838128.html#more-id

Estudio: edulcorantes podrían impulsar diabetes



NUEVA YORK (AP) — El uso de edulcorantes artificiales puede establecer las condiciones para la diabetes en algunas personas al afectar la forma en que sus cuerpos manejan el azúcar, según sugiere un estudio preliminar realizado principalmente en ratones.

Los autores dijeron que no recomiendan ningún cambio en cómo la gente usa edulcorantes artificiales con base en su estudio, que incluyó algunos experimentos con humanos. Los investigadores y expertos externos dijeron que se necesitan más estudios, mientras que los grupos de la industria calificaron la investigación como limitada y dijeron que otras evidencias muestran que los edulcorantes son seguros y útiles para el control de peso.

El estudio de los investigadores en Israel fue divulgado el miércoles en la revista Nature.

El trabajo sugiere que los edulcorantes cambian la composición de las bacterias normales y beneficiosas en el intestino. Eso parece obstaculizar la manera en que el cuerpo maneja el azúcar en la dieta, lo que a su vez puede dar lugar a niveles de azúcar más altos en la sangre. Esta alteración, llamada intolerancia a la glucosa, puede eventualmente conducir a la diabetes.

Algunos expertos que no participaron en el estudio pidieron cautela al momento de interpretar los resultados.

James Hill, experto en obesidad de la Universidad de Colorado, calificó el trabajo como ciencia de la buena. Aún así, en general, "no creo que haya suficientes datos aún para llegar a una conclusión definitiva acerca de los edulcorantes artificiales y la manera en que el cuerpo maneja el azúcar", escribió en un correo electrónico.

"Ciertamente no creo que haya evidencias suficientes para concluir que son perjudiciales".

Pero Yanina Pepino, de la Universidad de Washington en St. Louis, dijo que los resultados representan un argumento convincente de que los edulcorantes dificultan la manera en que el cuerpo maneja el azúcar al alterar la flora intestinal. Y se suman a su convicción de que los edulcorantes y el azúcar se deben utilizar con moderación, especialmente en los niños, dijo.

Los investigadores comenzaron probando en 20 ratones tres edulcorantes ampliamente utilizados: la sacarina, que se encuentra en productos como Sweet 'N Low; la sucralosa, que se vende como Splenda; y el aspartame, en marcas como NutraSweet.

Para obtener información preliminar sobre las personas, los investigadores recurrieron a 381 voluntarios no diabéticos que contestaron un cuestionario que calcula el consumo de edulcorantes artificiales. Los cuarenta participantes que más consumieron mostraron evidencias de niveles más altos de azúcar en la sangre que los 236 que no los consumieron.

En otra prueba preliminar, los investigadores dieron sacarina durante una semana a siete voluntarios saludables que normalmente no consumen edulcorantes. Cuatro mostraron una disminución en su capacidad para manejar el azúcar en el transcurso de la semana. La distribución de sus bacterias intestinales cambió notablemente durante la semana, mientras que la de los otros tres cambió poco.

En general, los resultados sugieren que algunas personas pueden verse afectadas por los edulcorantes artificiales, dijo uno de los investigadores, el médico Eran Elinav del Instituto de Ciencia Weizmann en Rehovet, Israel.

Fuente: https://es-us.noticias.yahoo.com/estudio-edulcorantes-podr-impulsar-diabetes-170435852.html

Thursday, September 18, 2014

Todas las Vertebras y equivalente emocional (Mapa de la columna dentro del post)



La parte superior de la espalda corresponde a la región del corazón y al centro energético cardíaco. Los dolores de espalda se refieren a las primeras fases de la concepción, a las necesidades de base y a la estructura más fundamental del ser. 

Las 7 vértebras cervicales están particularmente referidas en este sector. Las vértebras cervicales se refieren a la comunicación y a mi grado de apertura frente a la vida. 

Mi ingenuidad puede hacerme vulnerable a este nivel. Si tengo la sensación que se me quiere juzgar, criticarme o herirme, podré estar afectado en este plano y tendré tendencia a encerrarme como una ostra. Las cervicales C1, C2, y C3 están particularmente afectadas si me desvalorizo al nivel de mis capacidades intelectuales y las cervicales inferiores reaccionarán a la injusticia que puedo tener la sensación de vivir en mi vida o a la que veo alrededor mío y que me repugna. Además, cada vértebra me da las informaciones adicionales sobre la fuente de mi malestar.

Todas las Vertebras y equivalente emocional



C1 = Primera vértebra cervical que se llama el ATLAS y que lleva el número C1, sirve de soporte a la cabeza. Es un pilar que mantiene la cabeza en equilibrio Si me preocupo demasiado (= me rompo la cabeza”) frente a una situación o a una persona, mi cabeza se hace más pesada hasta darme dolores de cabeza y C1 podrá tener dificultad en soportar la carga. Si manifiesto estrechez mental, si rehúso mirar todas las facetas de una situación, si soy rígido en mi modo de pensar, C1 reaccionará dejando sus actividades, dejando de poder pivotar. Estará paralizada por mi miedo, mi desesperación frente a la vida, mi negatividad, mi dificultad en expresar mis emociones. Un mal estado de C1 se acompaña generalmente de dolores que afectan la cabeza, el cerebro y el sistema nervioso, etc. Debo aprender a escuchar mi interior, a guardar mi mente abierta, a traer más calma en mi vida para disminuir mi actividad cerebral, permitiéndome así ver la realidad bajo un día nuevo, con más confianza.

C2 = La segunda vértebra cervical trabaja en estrecha colaboración con C1. Se la llama AXIS. Es el pivote que permite a C1 moverse. C2 está conectada con los principales órganos de los sentidos, es decir los ojos, la nariz, las orejas, la boca (lengua). Por esto estarán afectados éstos cuando C2 tenga un malestar. Si soy rígido en mi modo de percibir la vida, si rehúso soltar mis viejas ideas para dejar sitio a lo nuevo, si me preocupo siempre por el día siguiente, C2 corre el gran riesgo de volverse también rígida. Frecuentemente, mis lágrimas son secas porque reprimo mis emociones y que mis penas, mis decepciones, mis pesares quedan hundidos dentro de mí. El “lubricante” (mis lágrimas de pena o de alegría) siendo carente, C1 no se articulará sobre C2 tan fácilmente. Habrá irritación, calentamiento, igual como en mi vida cotidiana. Esto se produce particularmente en el caso de la depresión, de una emotividad excesiva (si por ejemplo, hay un conflicto familiar), de ira, de revuelta y todo esto siendo generalmente causado por el miedo de ir hacia delante, de cambiar, de tomar sus responsabilidades; del enjuiciamiento de los demás y de sí – mismo, por la no – estima de sí que puede llevar a un deseo de auto – destrucción (suicidio). Debo aprender a tomar contacto con mis emociones y a asumirlas, a tomar mi lugar expresando lo que vivo para que el flujo de energía empiece a circular en mi cuerpo y que C2 pueda volver a funcionar en armonía con C1 y que todo “bañe en aceite”!

C3 = La Tercera vértebra cervical C3 es una eterna solitaria. A causa de su posición, no puedo contar con nadie o trabajar en cooperación con otras vértebras. Si mi C3 no se encuentra bien, yo también puedo tener la sensación de que debo despabilarme solo. También puedo replegarme sobre mí – mismo, vivir “en mi burbuja” y evitar toda forma de comunicación (tanto oral como sexual) con mi entorno. “¿Para qué perder mi tiempo? De todos modos, ¡nunca se me hace caso y nunca se entienden mis ideas o mis estados de ánimo!” Entonces se produce la rebelión, el desánimo, porque mi sensibilidad está afectada en lo más hondo de mí. Incluso puede apoderarse de mí la angustia. El desgaste del tiempo hace su labor y mis sueños y mis deseos más queridos se desvanecen poco a poco. Me vuelvo irritable, amargo con una persona o una situación que no consigo digerir. La soledad puede tanto ser benéfica para recuperarme, hacer balance, ver claro en mi vida, como puede ser un medio de huir mis emociones, la realidad hacía la cual vivo mucha incomprensión. ¡La elección me incumbe! Tomo nota que una dolencia en C3 puede conllevar daños en mi rostro (piel, huesos o nervios) así como en las orejas y los dientes.

C4, C5, C6 = Las vértebras cuarta, quinta y sexta cervicales C4, C5, C6 se ubican al nivel de la tiroides y están en estrecha relación con ésta. Ésta juega un papel mayor en el lenguaje, la voz, (cuerdas vocales) y cualquier desarmonía en lo que a comunicación se refiere – tanto cuando me expreso yo como cuando otras personas me comunican – hará que reaccionen C4, C5 y C6. Puede que me haya ofuscado con lo que haya oído, causando indignación e ira. C4, C5 y C6 reaccionan aún más fuertes si además no expreso mis opiniones, mis frustraciones. Mi porcentaje de agresividad corre el riesgo de incrementarse, lo cual cierra los canales de comunicación al nivel de estas 3 vértebras cervicales. Trago mal lo que a mí se me presenta. Tengo tendencia a rumiar ciertos acontecimientos para un largo período de tiempo. Frecuentemente aparecen dolencias y dolores que afectan todo mi sistema de comunicación verbal: boca, lengua, cuerdas vocales, faringe, etc. y todas las partes de mi cuerpo que se sitúan entre el nivel de mi boca y de mis hombros pueden estar afectadas. Tengo ventaja en aceptar que cada experiencia es una oportunidad de crecer y que hay una lección por sacar de todo. Debo dejar fluir en vez de obstinarme y de estar enfadado con la vida. Sino, mi cabeza se pone a “hervir” y me siento sobrecargado por todas las tareas que realizar y que me parece no poder llegar a realizar. Necesito expresarme, o bien por la palabra, la escritura, la música, la pintura, o cualquier otra forma de expresión que me permitirá “volverme a conectar” con mi creatividad, mi belleza interior. Todos mis sentidos entonces estarán estimulados, activados, lo cual activará mi tiroides y permitirá que C4, C5 y C6 funcionen normalmente. Los dolores sentidos en esta región podrán así desaparecer.

C7, la última vértebra cervical C7 está influenciada altamente por todo mi lado moral, mis creencias y mi lado espiritual también. Si vivo en armonía con las leyes de la naturaleza, si escucho los mensajes que mi cuerpo me manda y la vida en general, C7 va a funcionar mejor. Al contrario, si vivo ira, si estoy cerrado a las opiniones y a los modos de ver de las personas con quienes me relaciono, si me elevo y me enfrento con otras ideologías diferentes de la mía sin una mente abierta, C7 reaccionará fuertemente y podrá afectar mis manos, codos y brazos que podrán inflamarse o tener dificultades en moverse. El funcionamiento de mi tiroides estará afectado. Del mismo modo, remordimientos de consciencia con relación a una palabra dicha, un acto hecho o un pensamiento mandado hacía una persona también van a afectar C7. Si vivo emociones intensas en mi vida, si estoy decepcionado, si tengo miedo de estar rechazado, si me escondo debajo de mi concha para evitar estar herido/a “otra vez”, C7 podrá estar afectada. Debo aprender a discernir lo que es bueno para mí y lo que no lo es. Debo respetar los puntos de vista de cada persona incluso si son diferentes de los míos. Abriendo mis brazos a los demás es como voy a aprender mejor y podré realizar mejor las elecciones que me permitirán sentirme más libre.

ESPALDA (dolor de…) PARTE CENTRAL DE LA ESPALDA (12 vértebras dorsales)
La parte central de la espalda representa la gran región torácica del cuerpo comprendida entre el corazón y las vértebras lumbares. Es una región de culpabilidad emocional y afectiva. Las 12 vértebras dorsales (el modo de identificar cada una de ellas es por la letra D que designa “dorsal” seguida del número secuencial de la vértebra. Otro modo también es usar la letra T para designar las vértebras torácicas, y es lo mismo) se relacionan principalmente con esta región:

D1 = La primera vértebra dorsal D1 puede reaccionar fuertemente cuando voy hasta mis límites bien sea en mi trabajo, bien sea en el deporte, en suma, en todas las situaciones en que voy hasta el final de mis fuerzas mentales, físicas o emocionales. No aprecia tampoco un “dopaje” que sea bajo forma de alcohol o de droga, la que sea. Su sensibilidad en ese momento estará a flor de piel. Me construyo entonces medios de auto – protección para protegerme de mi entorno y evitar estar herido. Esto puede manifestarse sobre todo en mis gestos o en mis palabras: por ejemplo, tiendo a apartar a los demás por mi frialdad o por palabras hirientes. Esto puede incluso manifestarse por una toma de peso importante, éste siendo mi protección natural y física, porque quiero inconscientemente “ocupar más sitio” y dejar menos a los demás. También esto puede esconder timidez actual y con la cual tengo dificultad para transigir. Se pondrá aún más en evidencia si temo perder el amor de la gente. Debo vigilar y evitar acurrucarme sobre mí – mismo rumiando negatividad constantemente, siendo siempre fijado en las mismas ideas y frustraciones. Un mal estado de D1 puede traer dolencias en cualquier parte de mi cuerpo situada entre mis codos y la punta de mis dedos así como dificultades respiratorias (tos, asma, etc.)

D2 = La segunda vértebra dorsal D2 reaccionará fácilmente cuando mi emotividad esté afectada. Si cumulo y ahogo mis emociones, entonces D2 me mandará un mensaje y aparecerá el “dolor de espalda”. Si tengo la sensación de que no tengo mi lugar en la vida y en la sociedad, que la vida es “injusta” y que me siento víctima de los acontecimientos, D2 estará afectada. Puedo ser particularmente sensible a todo lo que toca a mi familia, y vivo situaciones de conflicto o desarmonía de un modo intenso. Puedo haber almacenado viejos rencores. También puedo remover constantemente experiencias pasadas, recuerdos, queriendo fijar mi realidad en acontecimientos pasados en vez de mirar el porvenir con confianza y viviendo intensamente el momento presente. Puedo contemplar una nueva situación que me trae un miedo a lo desconocido. ¿Voy a tener demasiadas responsabilidades? ¿Voy a estar sostenido o deberé despabilarme solo? ¿Cómo van a reaccionar la gente alrededor mío? Si dudo de mí, de mis capacidades, podré reaccionar jugando el papel de los “duros de roer” volviéndome muy autoritario; tendré así la sensación de controlar la situación, sabiendo muy bien que tiemblo de miedo, yendo incluso hasta tener angustia. También puedo volverme irritable frente a una persona o un suceso y reacciono por saltos de humor. Una D2 en mal estado suele estar acompañada de malestar y dolores en el corazón y los órganos que se vinculan a ellos, así como a los pulmones. Aprendo a pedir y a hacer confianza en mi capacidad de aceptar nuevos retos. Suelto mi pasado y me giro hacia el futuro sabiendo que ahora soy capaz de tomar mi lugar en armonía con mi entorno. Puedo también leer la sección referente al corazón para tener otras pistas.

D3 = La tercera vértebra dorsal D3 está esencialmente relacionada con los pulmones y el pecho. Puedo ir a consultar lo referente a estos dos temas para ver cuáles son las causas que pueden afectarles y tendré una pista para saber por qué D3 me manda también mensajes. Además, todo lo que puedo percibir por mis sentidos y que no me conviene del todo hará reaccionar D3. Ya que soy muy sensible a mi entorno, me he confeccionado un sistema con el cual sé lo que está bien y lo que está mal, lo que es aceptable o no. Puedo estar fijado y rígido en mi modo de pensar o ver las cosas. Tengo tendencia a juzgar cualquier persona o situación que no entre en mi definición de “correcto”. Puedo reaccionar fuertemente frente a lo que considero ser una “injusticia”. Incluso puedo volverme colérico, incluso violento mientras no esté de acuerdo con lo que veo, percibo u oigo. También puedo construirme un “escenario” en mi cabeza, disfrazando la realidad, frecuentemente a causa de mi miedo a ver la realidad de frente y también porque la realidad que me rodea me deprime. Entonces, tengo menos gusto de vivir, ya no tengo el sentimiento de estar en seguridad. Puede invadirme la tristeza. Ya no tengo el gusto de luchar. La depresión se va apoderando de mí progresivamente, y querré cortarme de este mundo que sólo me trae pena, frustración, ansiedad. Debo aprender a ver la vida bajo un nuevo día. Aceptar que no pueda vivir en un mundo perfecto pero que cualquier situación es perfecta porque cada situación me permite sacar una lección.

D4 = La cuarta vértebra dorsal D4 se refiere a los placeres, a los deseos, a las tentaciones frecuentemente insatisfechos. A veces mis esperas son desmesuradas, carecen incluso de realismo y me vuelvo irritable, colérico porque “mis deseos” no están realizados. Estoy enfadado con la vida, mi entorno. En el fondo de mí, siento un vacío tan grande, generalmente afectivo, que tengo tendencias depresivas y el único modo que conozca de equilibrar este estado de ser y traer algo “picante” en mi vida será crear un estado de excitación, bien sea naturalmente o artificialmente. Puedo practicar deportes de emociones fuertes (paracaidismo, alpinismo, etc.) o puedo tomar drogas para ponerme en un estado de éxtasis y de bienestar temporal. Me refugio así en un mundo imaginario, protegido de todos. Sin embargo, no estoy al albergue de las emociones que he inhibido y de las cuales he intentado escapar. En apariencia puedo ser muy libre, pero en realidad, estoy encarcelado en mi ira, mis penas, mis frustraciones, y por mi miedo a estar asfixiado por el amor de los demás, porque nunca supe reconocerlo y aceptarlo. Entonces, tengo tendencia a rechazar a los demás. Me opongo, me mantengo distante y alimento esta cuneta con mi mal humor, mi actitud depresiva. Es importante que reconozca y que acepte mis emociones para poder integrarlas y permitirme vivir plenamente mi vida. Cuando D4 está afectada, también puede seguir una dificultad con la vesícula biliar.

D5 = La quinta vértebra dorsal D5 está tocada cuando me vuelvo a encontrar en una situación en que tengo la sensación de perder el control. Me siento entonces desestabilizado. Incluso puedo hallarme en un estado de pánico. Esto se produce en particular en el plano afectivo con relación a mi cónyuge, un miembro de mi familia, un amigo cercano, etc. Este control se esconde a veces bajo una apariencia de “querer ayudar a alguien”, “guiarlo”, “ayudarle en sus dificultades”, pero en el fondo de mí, ejerzo un control para con esta persona, estando en posición de “fuerza” incluso inconscientemente. Si las cosas no suceden como lo deseo, puedo volverme frustrado, crítico, impaciente e incluso colérico, y D5 reaccionará violentamente. Quiero darme una imagen de “duro de roer” que tiene la “espalda ancha” y que “es capaz de cargar”. Pero, en el fondo, sé que me cargo demasiado los hombros, lo cual me lleva a estar inseguro, angustiado, en rebelión contra mi entorno que hago responsable de mi malestar. Tengo grandes ambiciones, lo cual me hace a veces apartarme de mis valores profundos y actuar en contradicción con éstas. Entonces, me echo en relaciones artificiales con la gente, viviendo decepción tras decepción, porque el amor verdadero, sencillo, no es bastante presente. Es importante que esté a la escucha de mi interior, que tome contacto con mi esencia, con mis verdaderos valores para que vuelva la calma en mi vida y que vea claro en los acontecimientos, desarrollándome y siendo capaz de vivir el amor verdadero. Se debe observar que el mal estado de D5 frecuentemente está acompañado de diversos malestares afectando mi hígado y mi circulación sanguínea.

D6 = La sexta vértebra dorsal D6, va a reaccionar cuando me crítico y que me juzgo severamente. Puedo haber estado educado en un entorno muy estricto en el cual los valores y las líneas de conducta debían seguirse al pie de la letra. Habiendo crecido en este clima autoritario y no permisivo, ahora puedo tener “casos de consciencia” en los cuales quisiera darme gusto, coger tiempo para mí pero juzgo que esto no es “correcto” y “que no me lo merezco”. Me creo preocupaciones inútilmente porque no dejo de analizar cada uno de mis gestos, cada una de mis palabras, cada uno de mis pensamientos, para estar seguro de que “estoy correcto”. Me corroe la culpabilidad por dentro. La angustia está muy presente y me auto – castigo cortándome del mundo. Tengo dificultad en aceptarme. Me siento víctima de la vida, impotente frente a los acontecimientos. Juzgo severamente éstos sin querer aceptar que están aquí para hacerme crecer, pero viéndoles preferentemente como castigos, injusticias. Vivo entonces en la frustración y la incomprensión, el resentimiento, envidioso y celoso de los demás. Por esto una D6 en mal estado se suele acompañar de malestar al nivel del estómago. Tengo necesidad de estar más flexible y permisivo para conmigo y aprendo a ver positivo en cada acontecimiento, sabiendo que cada experiencia me lleva a conocerme más y a volverme mejor.

D7 = La séptima vértebra dorsal D7 es una trabajadora de trabajos forzados. Si en mi vida, me empujo al límite en las cosas que debo hacer, sin escuchar mi cuerpo cuando necesita descansar o relajarse, D7 va a echar un grito de socorro. Es posible que así quiera olvidar o huir a alguien o una situación cualquiera. Puede que quiera olvidar mis problemas financieros, afectivos, etc. Parándome, es muy posible que afloren el desánimo y la insatisfacción frente a mi vida, cosa que no quiero. Acumulo mucha ira y agresividad: todo ruge adentro mío porque “la vida no tiene nada bueno para ofrecerme”. Me obstino, incluso me bloqueo sobre ciertas ideas que me obsesionan. Debo aprender a apreciar lo que tengo y lo que soy y ver toda la abundancia que es presente en mi vida. Tengo el derecho de tomar tiempo para mí, tengo el derecho de vivir emociones en vez de dejarlas hervir adentro mío. Me concedo el derecho de vivir mi pena, mi decepción, mis miedos porque es así como podré aceptarlos y cambiarlos en positivo. Puedo hacer mi limpieza interior a medida y dejar que D7 funcione normalmente. Es así como los males que acompañan frecuentemente una D7 en mal estado y que tocan frecuentemente el páncreas y el duodeno podrán también irse.

D8 y D9 = Las octava y novena vértebra dorsal D8 & D9 que hallo a la altura del diafragma y que están estrechamente vinculadas, se parecen en todo. Por esto, se tratan juntas. Se afectan principalmente cuando vivo inseguridad debido a un miedo que tengo de perder el control en una situación o con una persona. Me siento más seguro de mí cuando dirijo perfectamente todos los aspectos de mi vida, cuando orquesto perfectamente cualquier situación para saber exactamente qué debo esperar. Me escondo en mi burbuja de cristal, sin hacerme preguntas ni hacer esfuerzos para cambiar lo que sea en mi vida. Vivo todas mis emociones “para dentro”. Pero este “supuesto equilibrio” está trastornado, D8 y D9 asustadas reaccionan fuertemente, acurrucándose de miedo. La desesperación puede tener lugar y tengo el mal de vivir. Tengo dificultad en ver la luz al final del túnel. Puedo sentir desprecio por la vida y me dirijo hacía un abismo que sólo puedo vencer haciendo confianza en la vida y dejando ir el control que ejerzo. Porque es soltando cuando gano el dominio de mi vida. Tomo nota que una D8 lastimada puede acompañarse de dolores del diafragma y el bazo (incluyendo los trastornos de la sangre) mientras que D9 en mal estado estará acompañada de alergia o de un mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales o de urticaria.

D10 = Cuando la décima vértebra dorsal D10 está afectada, esto suele reflejar una profunda inseguridad frente a la cual me siento sin armas, sin recursos. Mi confianza está en su nivel más bajo y necesito “un pequeño tónico” para ayudarme a darme más valor y a olvidar mis preocupaciones. Frecuentemente, esto puede ser un consumo más grande de alcohol o de droga que de costumbre que me dará “un pequeño estímulo”. Sin embargo, cuando vuelvo a mi estado normal, las inseguridades aún están presentes y mi vida se oscurece porque sólo veo el lado negativo de las cosas. Lo veo todo en negro, rechazando la vida, compadeciéndome de mi – mismo. Estoy preocupado por pequeñeces y me enfado sin ser capaz de manifestarlo sin embargo, lo cual afecta mi sensibilidad que vuelve a flor de piel y que hace que me irrito por futilidades. Una D10 en mal estado se acompaña frecuentemente de dolores en los riñones, reconocidos como la sede del miedo. Aprendo a hacerme confianza y aprendo a ver la belleza alrededor mío y la que existe dentro de mí. Tengo el valor de pedir ayuda.

D11 = Las anomalías en la onceava vértebra dorsal D11 se hallan también cuando mi sistema nervioso tiene dificultad en funcionar. Mi gran sensibilidad a todos los niveles hace que D11 se deforme porque también deformo la realidad para sufrir menos. La cambio a voluntad para que sea como quiero. Me “corto” voluntariamente de mi entorno. Pero esto sólo puede durar cierto tiempo y debo pronto o tarde enfrentar la realidad. En ese momento, una tensión interior se habrá instalado, y tendré dificultad en transigir con ella. Esto puede volverse tan insoportable que incluso puedo tener ideas de suicidio ya que vivo en la incomprensión y que tengo miedo del porvenir porque me siento impotente en cambiar las cosas en mi vida. Me considero “víctima”, herido en mis sentimientos. Rumio lo negativo y hago pocos esfuerzos para sacarme de esta situación. Debo aprender a moverme e ir hacia delante en vez de estancarme en un estado de ser comatoso y complacerme en la pasividad. Las dolencias en la D11 se acompañan frecuentemente de dolores en los riñones así como de enfermedades de piel (eczema, acné, etc.) Empiezo a creer también que es posible cambiar cosas en mi vida pero que debo estar listo para invertir esfuerzos y pedir ayuda.

D12 = La doceava vértebra dorsal D12 está afectada sobre todo cuando vivo en un lugar cerrado. Tengo tendencia a criticar, juzgar, saltar fácilmente a conclusiones, no porque haya comprobado sino solamente porque mis observaciones pueden darme falsas impresiones y que las interpreto a mi modo. Esto me lleva a vivir mucha ira que me “roe interiormente”. Mi mental es muy activo. Mi sensibilidad está “a flor de piel”. Me construyo castillos de arena. Me invento todo tipo de escenarios. Ya que tengo dificultad en transigir con mi entorno, vivo mucha inseguridad. Puedo entretener ideas mórbidas, ya incapaz de absorber lo que sea de lo que veo, siento o percibo y envidiando lo que tienen los demás. Una afección en el nivel de la D12 se acompaña frecuentemente de males intestinales, dolores en las articulaciones, una circulación linfática deficiente y así a veces afecciones en las trompas de Falopio. Aprendo a comunicar, a ir a comprobar con las personas relacionadas para eliminar la duda y la inseguridad que me habitan. Así veo más claro en mi vida y se establecen en mí la calma.

Todas las Vertebras y equivalente emocional
 

Tanto es así que los dolores en medio de la espalda son la señal clara de una relación difícil con la vida y las situaciones de mi existencia. Esta región de la espalda corresponde también al movimiento de exteriorización de la energía de vivir que fluye por mí. Esto significa que en período de madurez interior (cuando adquiero experiencia), varias cualidades divinas tales como la confianza, el amor, el desapego (es decir el libre albedrío) sobre todo en el plano afectivo) están puestas a prueba. Mis dolores de espalda e incluso la espalda curvada pueden significar diversas cosas: culpabilidad en unas situaciones en que no me he de sentir culpable, amargura o una débil confianza en mí vinculada a una vida que siento muy pesada por llevar. Puedo tener la sensación de que “están siempre pegados a mi espalda”. Si tengo dolor de espalda, esto denota un gran sentimiento de impotencia, frente a una situación presente difícil de tratar y en la cual necesitaría ayuda. La desesperación puede aparecer porque no me siento bastante apoyado en el plano afectivo y padezco también inseguridad. Tengo tendencia a retener mis emociones y vivo mucho en el pasado. Me quedo vinculado a dicho pasado. Me siento inestable y ansioso. El objetivo por alcanzar reside en una expresión más activa de la energía divina. Necesito ser transparente en todo, conmigo mismo y los demás, dejando de transportar sentimientos de un pasado desagradable, para dar paso a un aquí ahora tranquilo y sereno. Necesito ayuda y ánimo, conectarme con mi ser interior que vela sin cesar sobre mí. Mi cuerpo me da señales importantes. No hay vergüenza ninguna en pedir ayuda. Al contrario, es un signo de inteligencia ya que esta ayuda me permite ir hacia delante. Veo importancia en mi propia identidad y soy prudente con mi ego y mis miedos. Aprendo a comunicar con mí ser interior por la meditación y la contemplación; con él hallaré muchas soluciones y respuestas. Estar conectado con mi ser interior, es elegir vivir mejor las situaciones de la vida.

ESPALDA (dolor de…) PARTE INFERIOR DE LA ESPALDA.
Frecuentemente confundida con los riñones y comúnmente asociada al dolor de riñones, esta área se sitúa entre la cintura y el coxis. Es una parte del sistema de sostenimiento. Dolores en esta región manifiestan la presencia de inseguridades materiales (trabajo, dinero, bienes) y afectivas. “¡Tengo miedo de carecer de…!” “¡Nunca lo conseguiré!”, “¡Nunca conseguiré realizar esto!” expresan bien los sentimientos interiores vividos. Estoy tan preocupado por todo lo material que siento tristeza porque hay un vacío y este vacío me duele. Incluso puedo fundar mi valor personal en el número de bienes materiales que poseo. Vivo una gran dualidad, porque deseo tener tanto la “calidad” como la “cantidad”, tanto en lo que a relaciones interpersonales se refiere como a lo que poseo. Tengo tendencia a tomar demasiadas cosas sobre mis hombros y tengo tendencia a dispersar mis energías. Intento hacerlo todo para ser amado y me entretengo con la opinión que tienen de mí los demás. También puede tratarse de una inquietud frente a una u otras personas. Estoy preocupado por ellas y quizás tengo tendencia en “coger los problemas de los demás sobre la espalda” y querer salvarlos. Mi impotencia frente a ciertas situaciones de mi vida me vuelve amargo y rehúso someterme, pero tengo miedo. Este sentimiento de impotencia que puede llevarme hasta la rebelión, podrá conducirme a un “lumbago” o un “dolor de cintura”. No me siento sostenido en mis necesidades de base y mis necesidades afectivas. Tengo dificultad en hacer frente a los cambios y a la novedad que se presentan a mí porque me gusta sentirme en seguridad en mi rutina y mis viejas costumbres. Esto revela frecuentemente que soy inflexible y rígido y que quisiera ser sostenido a mi modo. Si acepto que los demás puedan ayudarme a su modo, voy a descubrir y tomar consciencia de que tengo el apoyo que necesito. Así me vuelvo más autónomo y responsable. Si se trata de un pinzamiento de los discos lumbares, pongo probablemente demasiada presión sobre mí – mismo en hacer cosas para que me amen. Ya que se revela necesario un período de reposo, aprovecho para mirar lo que está sucediendo en mi vida y volver a definir mis prioridades. Al no sentirme sostenido, me vuelvo rígido (tieso) hacía los demás. ¿Tiendo a culpar a los demás de mis dificultades? ¿Me tomo el tiempo de expresar mis necesidades? Acepto que me único sostén viene de mí – mismo. Volviendo a tomar contacto con mí ser interior, establezco un equilibrio en mis necesidades y reúno todas las fuerzas del universo que están en mí. Estas fuerzas me dan confianza en mí y en la vida porque sé que me traen todo lo que necesito: físico, emotivo, espiritual. ¡Estoy sostenido en todo momento! Las 5 vértebras lumbares se sitúan en esta área.

L1 = La primera vértebra lumbar L1 está afectada cuando vivo un sentimiento de impotencia frente a alguien o a algo que no me conviene y que tengo la sensación de no poder cambiar, que he de soportar. Entonces, me vuelvo inerte, sin vida, gasto mucha energía con cosas frecuentemente menores pero las aumento tanto que toman entonces proporciones catastróficas, lo cual puede incluso hacer aparecer un sentimiento de desesperación. Puedo vivir inseguridad frente a aspectos de mi vida, pero no tiene realmente razón de ser. Quiero controlarlo todo, pero esto no es humanamente posible. Puedo también vivir conflictos interiores entre lo que quiero hacer y que no me permito. Esto hace subir en mí frustración, agresividad e ira. Estos sentimientos endurecen mi corazón si no me libero y amargan mi vida. Una vértebra L1 en mal estado puede traer enfermedades relacionadas con las funciones de digestión (intestino y colón) o eliminación (estreñimiento, disentería, etc.). Tomo consciencia del poder que tengo para cambiar el curso de mi vida, y sólo la mía! Vuelvo a establecer mis prioridades para canalizar bien mis energías.

L2 = El estado de la segunda vértebra lumbar L2 depende mucho de mi flexibilidad frente a mí – mismo y a los demás. La soledad y la amargura generalmente causadas por una timidez pronunciada son también factores importantes que pueden afectar L2. Soy preso de mis emociones: al no saber cómo vivirlas y expresarlas, y al ser éstas a veces vivas y explosivas, pongo máscaras para protegerme y evitar que se pueda ver lo que sucede en mi interior. Mi malestar puede hacerse tan grande que quiero “adormecer” mi mal con bebida, drogas, trabajo, etc. y L2 hará entonces una llamada de socorro. Tengo tendencia a ver las cosas en negativo y a vivir en un estado depresivo que veo muy poco porque estoy en un papel de víctima que no me obliga a pasar a la acción o a cambiar cosas en mi vida. Igual como L1, un sentimiento de impotencia y también mucha tristeza afectarán L2. Soy bastante amargo frente a la vida porque estaría supuestamente disfrutando de los placeres de la vida pero, frecuentemente, no me autorizo a ello a causa de mis obligaciones o por deber, para mostrar el buen ejemplo. Debo aprender que no he de ser perfecto. A veces puedo sentirme incapaz o impotente frente a una situación. No he de culparme por ello o estar enfadado; solo he de ser auténtico conmigo mismo y los demás y expresar simplemente mis penas, mis alegrías, mis dudas, mis incomprensiones, mis frustraciones para estar más abierto frente a los demás y para que L2 recupere vida también. Se debe recalcar que una vértebra L2 en malas condiciones puede conllevar enfermedades del abdomen, el apéndice o las piernas en donde podría ver aparecer varices.

L3 = La tercera vértebra lumbar L3 se ve sobre todo afectada cuando vivo situaciones familiares tensas o tormentosas. Me impido decir o hacer cosas para no herir y no molestar a los demás. Pero al hacer esto, me hago daño a mí mismo. Juego el papel de “buen chico” o “buena chica” manifestando una gran flexibilidad. Pero me vuelvo “bonachón” lo cual me causa frustración, sobre todo si debo poner mis deseos de lado. Y quizás, también, me ponga de lado, particularmente a causa de mi gran sensibilidad, sin saber mucho como dichas emociones estarán recibidas. Me vuelvo “paralizado”, incluso impotente, en mis emociones, en mi cuerpo, en mis pensamientos, lo cual impide que se manifieste mi creatividad y todo lo vinculado a ella, en particular la comunicación y la sexualidad que se quedan “rígidas” y “frígidas”. Para superar el desánimo, debo tender los brazos hacía los demás y atreverme a expresar mis emociones para que mi pleno potencial creativo se despierte y se manifieste. La mala condición de L3 puede conllevar dolencias en los órganos genitales, en el útero (en la mujer), en la vejiga o en las rodillas, tales como la artritis, la inflamación o dolores.

L4 = Cuando la cuarta vértebra lumbar L4 se rebela, es frecuentemente porque tengo dificultad en transigir con la realidad de todos los días. Puedo complacerme en un mundo imaginario y esto puede llevarme a vivir en la pasividad, estando un poco cansado de ver lo que ocurre alrededor mío. Se instala cierta dejadez. “¿Por qué preocuparse de todos modos?” Sufro los acontecimientos y no los creo, lo cual me puede dejar un sabor amargo. Igual como L4, necesito protegerme cerrándome porque puedo fácilmente dejarme distraer o influenciar por lo que me rodea, sobre todo por lo que la gente pueda decir de mí, y mi sensibilidad puede estar altamente afectada. También me rompo la cabeza exageradamente y mi discernimiento está a veces erróneo o carente porque mi mental es muy rígido, lo cual me impide tener una visión global de una situación y en consecuencia soluciones o posibles vías frente a ella. Entonces quiero controlar en vez de escuchar mi voz interior. Debo aprender a escuchar ésta para recuperar el dominio de mi vida. Recupero mi poder de crear mi vía como quiero y recupero el gusto de realizar grandes cosas! Se debe observar que una vértebra L4 en mal estado puede conllevar dolores en la región de mi nervio ciático y de la próstata en el hombre.

L5 = Puedo preguntarme lo que sucede en mi vida cuando la quinta vértebra lumbar L5 está afectada. ¿Tendría por casualidad una actitud de desprecio o de pereza frente a una persona o una situación? Puedo vivir un poco de celos, disgusto, frustración, pero sin embargo ya tengo mucho, la vida me ha mimado y tengo dificultad en reconocerlo. Mi vida está teñida de lujuria (en todos los niveles) y debo aprender a apreciar lo que tengo, y a cultivar mis relaciones interpersonales: tengo dificultad sobre todo en el plano afectivo a ser auténtico y a sentirme bien porque en el fondo de mí, vivo una gran inseguridad y tengo dificultad en expresar lo que vivo. Por lo tanto, tendré tendencia a ser algo depresivo ya que pasaré frecuentemente de un cónyuge a otro sin saber demasiado porqué sucede esto, sintiéndome “correcto” dentro de lo que estoy viviendo. Inventaré toda clase de guiones y mi atención siempre estará centrada en los pequeños detalles anodinos, lo cual me impedirá adelantar y pasar a otra cosa. Cierta amargura puede ensombrecer mi vida e impedirme disfrutar de ésta. Aprendo a saborear cada instante que pasa y a apreciar toda la abundancia que forma parte de mi vida. Un mal estado de L5 puede ocasionarme dolores en las piernas, desde las rodillas hasta los dedos de los pies.

La parte inferior de la espalda también forma parte del sistema del centro del movimiento. Si tengo dificultad en transigir con la sociedad, tanto desde el punto de vista de las orientaciones por tomar como del sostén que espero de ella, puedo vivir frustración o resentimiento. No quiero enfrentarme con ciertas personas o ciertas situaciones. Mis relaciones personales con mi entorno padecen de ello. También puedo tener dificultad en aceptar que voy sumando años. “Me hago viejo” y debo amansar lentamente la noción de mortalidad. Finalmente, la parte inferior de la espalda está muy estrechamente vinculada a los dos centros de energía inferiores, el coxis y el segundo centro de energía que está vinculado más específicamente a la sexualidad. Si vivo conflictos interiores o exteriores para con ésta, si he reprimido mi energía sexual, puede manifestarse un dolor de espalda. Las 4 vértebras sagradas y las 5 vértebras del coxis están relacionadas con esta región. Cuando las vértebras sagradas están afectadas, puedo tener la sensación de que no tengo columna y que necesito a otra persona para sostenerme. Estoy constantemente “probado” por la vida para ver cuál es mi nivel de integridad y de honradez. Tengo un enorme potencial pero ¿estoy listo para realizar los esfuerzos necesarios para cumplir mis objetivos? Las vértebras inferiores son las siguientes:

S1, S2, S3 = Ya que las 3 primeras vértebras sagradas están soldadas juntas, se tratarán juntas. Constituyen un todo. Reaccionan con la rigidez que manifiesto, con mi estrechez mental en relación a ciertas situaciones o ciertas personas, a mi mente cerrada que rehúsa oír lo que los demás han de decir. Quiero tener el control para sentirme fuerte y en seguridad y, si lo pierdo, voy a estar enfadado, furioso y puedo tener ganas de “pegar una paliza” a alguien por estar tan frustrado y lleno de amargura. Todos estos sentimientos generalmente tienen su origen en mis relaciones afectivas que no siempre van como lo deseo. La comunicación tanto verbal como sexual, es deficiente, por no decir inexistente, y estoy constantemente volviendo a plantear este tema. Tengo la sensación de tener que nadar a contra corriente y me siento en un callejón sin salida. Tengo interés en parar un momento y ver claro en mi vida, a reflexionar sobre lo que quiero y edificar una base sólida.

S4, S5 = Todos los deseos tienen su origen en las vértebras sagradas cuarta y quinta. Si soy capaz de administrarlas bien, si tomo el tiempo de descansar y hacer las cosas que me gustan, S4 y S5 funcionarán bien. Sin embargo, si vivo culpabilidad, tratándome de perezoso y confrontándome a mis deberes y mi moralidad, juzgando mi conducta “no correcta”, S4 y S5 pueden reaccionar fuertemente. Tengo el derecho de hacer cosas para mí y a veces evadirme pero debo evitar que esto se vuelva un medio de huida, evitando que me enfrente con mis responsabilidades. En ese momento, la pereza puede no estar benéfica: me mantiene en un estado pasivo de cansancio que me impide ir hacia delante. Por esto, en casos extremos, también estarán afectados mis pies. El único modo de curar el sacro quebrado o roto, es la inmovilidad física y el tiempo. El sacro está vinculado al segundo centro energético que se sitúa al nivel de la primera vértebra lumbar. Un desequilibrio de este centro energético puede aparecer en las dolencias físicas siguientes: referente a los órganos genitales, puede haber infertilidad, frigidez o herpes; en cuanto a los riñones: cistitis, cálculos; en lo referente a la digestión y la eliminación: incontinencia, diarrea, estreñimiento, colitis, etc. Las desviaciones de la columna vertebral (escoliosis) nacen generalmente a este nivel y conllevan con ellas dolores de espalda. El segundo chakra o centro energético, influencia mis relaciones con mi entorno y un malfuncionamiento de éste, que afecta mi sacro, será el signo de mi estrés, mis angustias, mis miedos y mi tendencia depresiva que debo aprender a administrar. En cuanto al coxis, está vinculado al primer chakra, o centro de energía, sede de la supervivencia. Representa el fundamento de mi sexualidad, la realización adecuada de mis necesidades de base (sexualidad, alimento, protección, techo, amor [el amor aquí referido es como el amor de una madre para su hijo. Cuando está afectado mi coxis, puede que viva el miedo a perder o no tener como mínimo un amor similar al que un hijo está en derecho esperar de su madre. Se trata aquí de este tipo de amor y no de una relación amorosa entre adultos], etc.). El coxis está formado de cinco vértebras coxigianas que están soldadas juntas. Representa mi dependencia frente a la vida o a alguien más. Hay muchas probabilidades de que mi cuerpo me diga que tengo que pararme cuando me duelo el coxis. Es mi inseguridad la que se manifiesta en relación con mis necesidades de base, de supervivencia, en particular el hecho de tener un techo, alimento, vestidos, etc. El alimento aquí se refiere a las necesidades físicas como emocionales y sexuales. Cualquier persona necesita amor en su vida. También necesita comunicación mediante relaciones sexuales con uno o su pareja.

Estas necesidades generalmente se niegan y reprimen, sobre todo a causa de mis principios morales y religiosos, lo cual me lleva a estar insatisfecha. Puedo sentirme entonces impotente en todos los sentidos del término y hay una ira incubando dentro de mí. Quiero huir cualquier situación que hace daño a mi sensibilidad y frente a la cual puedo vivir culpabilidad. Debo poner mi orgullo de lado, es decir mis miedos. Debo confiar en la vida y sobre todo hacer confianza en mi capacidad por expresarme y asumirme. Cuando siento dificultades vinculadas con este aspecto de mí – mismo, compruebo interiormente hasta qué punto estoy (quiero ser) dependiente de una persona que, conscientemente o no, satisface ciertas necesidades de mi vida. Soy capaz de cumplir mis propias acciones, de ser autónomo. Es posible que las personas con las cuales me vinculo sean mucho más dependientes afectivamente que yo y que tengan necesidad de este tipo de relación. Acepto ver hasta qué punto hago muestra de independencia y vigor en mi vida. Debo soltar cualquier sentimiento de inquietud frente a mis necesidades de base y tomar consciencia ahora de las fuerzas que me habitan y afirmar que soy la persona mejor colocada para garantizar mi propia supervivencia. Al estar vinculado el coxis con el primer chakra, un desequilibrio al nivel de este centro de energía puede conllevar desordenes físicos, los más corrientes tocando el ano o el recto (hemorroides, irritaciones), la vejiga (trastornos urinarios, incontinencia), la próstata. También se puede encontrar dolores en la base de la columna vertebral, una toma o pérdida de peso considerable (obesidad, anorexia) y una mala circulación sanguínea al nivel de las piernas (flebitis), manos y pies. Estos males me dan una indicación que tengo necesidad de volver a equilibrar este centro de energía. 


Fuente: http://barcelonalternativa.es/todas-las-vertebras-y-equivalente-emocional-mapa-de-la-columna-dentro-del-post/